La creación de una vivienda única a partir de diversos volúmenes situados de forma estratégica en el lugar y, como en otros proyectos, el hecho de trabajar con volúmenes simples de poliedros platónicos se complementa con el alto grado de definición técnica de los detalles constructivos.

Dos poliedros rectangulares abiertos, esta vez no superpuestos, generan diversos espacios de características bien diferenciadas que responden adecuadamente a las condicionantes del lugar y a las necesidades del programa.

Un primer poliedro en planta baja y completamente transparente se sitúa siguiendo al acceso principal y permitiendo la ubicación de una planta sótano también exterior y exquisitamente acondicionada. Este primer volumen alberga las estancias de uso diurno y permite extender la concepción de planta baja a los 800 metros cuadrados de la totalidad del solar, concibiendo un único espacio diáfano con una excelente noción espacial.

Un segundo poliedro, con el carácter más privativo de las estancias de uso nocturno, solapa parte del primero y se extiende perpendicularmente a éste, dando lugar a un gran espacio cubierto en planta baja y liberando una gran zona exterior resguardada de visuales externas con una orientación perfecta.

/