La propuesta de Albert Artigas para esta vivienda en Barcelona es una arquitectura completamente ortogonal, permeable y transparente hacia el Sur y hacia el exterior, y con un alto grado de privacidad hacia el Norte y su vial de acceso. Una fachada acristalada con hojas de ventana con acristalamiento doble bajo emisivo, mínima carpintería y persianas de lamas escamoteables, proyecta la planta baja al exterior conquistando todo el jardín; mientras la trasera se presenta opaca, con una fachada ventilada de gres porcelánico blanco y pequeñas aperturas, salvo el acceso, de doble altura.
 
Construida desde criterios de sostenibilidad, la planta sótano es una estructura prefabricada de hormigón, mientras que el resto se construye con un sistema de paneles de madera y forjados de madera laminada, reduciendo así el consumo energético de su producción en taller y logrando elementos constructivos de larga duración y renovables. La permeabilidad de la radiación solar en su fachada Sur en invierno y su control en verano, junto con la ventilación natural cruzada contribuyen a acondicionar climáticamente su interior y ahorrar en consumo energético. 
/